Querétaro anclado en el centro del país, conserva para propios y visitantes su historia entre las calles cubiertas con adocreto de cantera rosa, iglesias y monumentos, y leyendas que nos permiten revivirlas y crear un ambiente romántico, tranquilo y apacible.

Esta hermosa ciudad es un crisol de matices entre lo barroco de su arquitectura, lo moderno de sus plazas comerciales y sus atractivos naturales, decorados por la calidez de su pueblo, su música y su gastronomía.

Donde los sentidos se deleitan de nuestro Estado, integrándonos y haciendo sentir a sus visitantes en Querétaro su hogar y en su gente su familia.

En Querétaro, es una constante descubrir y redescubrir las cosas que nos permiten despertar el deseo de vivir cada día a toda su intensidad y esperar el amanecer con la emoción de abrir los ojos para disfrutar de las nuevas aventuras que nos depara el nuevo día. Es por todo lo anterior que Juriquilla San Isidro te otorga la calidez y armonía que solo Querétaro te puede dar.